Blog

¿Dolor miofascial o contractura?

El sistema miofascial es el conjunto de músculos y fascia de tu cuerpo. Mio- se refiere al músculo y la fascia es el tejido que envuelve los músculos. El dolor miofascial es aquel localizado en músculos y fascia.

Vamos, la contractura de toda la vida.

.

En este artículo descubrirás….

  • Qué es el dolor miofascial
  • Qué es un punto gatillo
  • Cómo se produce una contractura
  • Cómo se resuelve una contractura

.

Síndrome de Dolor Miofascial = CONTRACTURA

Ambos se definen como el conjunto de signos y síntomas producidos por los puntos gatillo miofasciales. 😮

¿Habías oído hablar alguna vez de los puntos gatillo?

Si sueles ir al fisio estoy segura de que sí. A continuación te cuento lo que son.

¿Qué es un Punto Gatillo?

Un Punto Gatillo Miofascial (PGM) es un punto doloroso parecido a un pequeño nódulo localizado en una banda muscular cuando existe una contractura. No es un tumor ni nada ajeno al músculo; es simplemente una zona de éste que está hipercontraída, y por eso se puede palpar como un pequeño «bultito».

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es pgm3.jpg
Son puntos «hipercontraídos» que no son capaces de relajarse.

Estos puntos o «nudos» duelen a la presión e incluso espontáneamente. Y además de dolor pueden producir muchos otros síntomas (debilidad, rigidez muscular, limitación del movimiento, hormigueo, sensación de quemazón…)

Son los centros neurálgicos de la contractura.

.

RECUERDA

Si tienes una contractura, siempre habrá presentes uno o varios puntos gatillo. Pero no te desesperes buscando «bultitos» ya que muchas veces no se detectan tan fácilmente.





¿Cómo se produce una contractura?

O lo que es lo mismo…¿cómo se activa un punto gatillo?

Es posible que tu músculo estuviera sano antes de la «activación» o que tuvieras un punto gatillo «latente» (presente pero asintomático). En ambos casos, los mecanismos de activación son prácticamente los mismos.

Está claro que si ya tenías un PGM latente (contracturas del pasado no recuperadas al 100%) tienes más facilidad para que se reactive, pero como ya te contaré en futuros artículos hay más factores que influyen en el proceso.

.

Estas son las causas más frecuentes de contractura:
  • Sobrecarga muscular
  • Contracción súbita y muy potente
  • Caídas
  • Estiramientos repentinos
  • Golpes directos
  • Coger frío
  • Otros PGM
  • Disfunción visceral (ej: gastritis…)
  • Inflamación o mal funcionamiento articular
  • Compresión de nervios
  • Estrés

Una vez que el punto gatillo se ha activado o ha pasado a «modo activo«, hay varios posibles pronósticos.

Pronóstico 1

Se desactiva y se elimina espontáneamente. Cuanto mejor sea la salud de tu sistema miofascial, más posibilidades tienes de estar en este grupo.

Pronóstico 2

Pasa a modo «latente» pero sigue presente y «asintomático» o con síntomas leves o variables en intensidad a lo largo del día, según posturas….

Pronóstico 3

No hay manera de que mejoren los síntomas. Normalmente el dolor te impide hacer tu vida normal.

.

Si te estás preguntando qué es lo que determina que el pronóstico sea el 1 , el 2 o el 3, te diré que muchos factores 🙂 que ahora mismo alargarían demasiado el artículo, asi que tendrás que esperar próximas entregas para enterarte 😀

Pero volvamos al Pronóstico 3. Una vez ahí, ¿qué hacemos?

.

Cómo eliminar un punto gatillo

O lo que es lo mismo… cómo deshacer una contractura

1/2

El primer aspecto y el más importante a la hora de resolver una contractura es el diagnóstico de los puntos gatillo involucrados. Y hablo en plural porque la realidad es que suelen ser varios los que están presentes.

Para hacer un correcto diagnóstico no sólo debemos identificarlos; sino también establecer cómo se relacionan entre ellos, de qué manera han evolucionado desde su primera activación y cuáles son las causas que han llevado a esta situación.

Éste es el punto clave del éxito del tratamiento.

2/2

Tras el diagnóstico elaboraremos un plan de tratamiento, pudiendo optar por técnicas conservadoras o invasivas. La diferencia ente ambas es que, en el caso de las invasivas, se traspasa la barrera de la piel; generalmente con algún tipo de aguja.

.

Tipos de técnicas de fisioterapia:

a) Conservadoras (manuales, instrumentales, electroterapia…)

b) Invasivas (Punción Seca, EPI… )

El criterio para elegir el tipo de tratamiento depende totalmente de las características y necesidades individuales de cada paciente.

Todas son muy válidas pero sólo alcanzan su mayor tasa de éxito cuando son las idóneas.

Y esto depende, como decíamos, de cada persona pero también de la fase de recuperación en la que esté en cada momento.

Es por esto que, una vez más, te recomiendo que ante una contractura recurrente, muy intensa o incluso síntomas como los que te he mencionado arriba (hormigueos, sensaciones extrañas…) acudas a tu fisio para que diseñe un plan de tratamiento adaptado a tus necesidades 🙂

.

Atención

Si tu síntoma es insoportable, si has tenido un pequeño accidente de tráfico o te has caído, acude a tu centro de salud para descartar que tengas una lesión grave.

Si acudes a tu fisio, no te preocupes: siempre te derivaremos si hay indicios de lesión grave.

En todo caso, acude (o contacta) a un profesional de la salud para que te asesore, no te conformes con el dolor ni recurras a la automedicación!

Los fármacos ayudan a sobrellevar el dolor. Sin embargo, no resuelven la contractura. Para que tu músculo vuelva a estar sano y salvo es necesario un tratamiento muscular local.

.

En resumen

  • Las contracturas o dolor miofascial son la consecuencia de la activación de los puntos gatillo miofasciales.
  • Su síntoma más común es el dolor, aunque también pueden ocasionar otros síntomas como alteraciones en la fuerza y en la sensibilidad.
  • Los fármacos pueden aliviar el síntoma, pero no resuelven la causa del problema.
  • Si tienes una contractura persistente, la mejor solución es la fisioterapia.

Espero que este artículo te haya servido para conocer y conocerte un poquito más respecto a la causa más frecuente de dolor en nuestro día a día.

Aprovecho para recordarte que Clínica Nara es un centro de fisioterapia especializado en dolor miofascial y promoción de la salud, por lo que si tienes alguna duda sobre este y otros temas del blog tema estaré encantada de resolverlas!

Próximamente … más información y consejos 😉

4 comentarios en “¿Dolor miofascial o contractura?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *