¿Conoces al Sr. D?

Publicada en

Hay pocos fenómenos tan “democráticos” como él, incumbe a cualquier persona sin importar edad, raza, sexo o religión y, como cada ser humano, es complejo y se ve influenciado por múltiples factores, algunos obvios y otros no tanto. Lo que está claro es que cuanto mejor conozcamos al dolor, más herramientas tendremos para afrontarlo. Te presento al Sr. “D”.

Sr D

Hay personas que conviven con él, otras tienen relaciones esporádicas, hay quien mantiene verdaderos romances, algunos lo consideran amigo y otros enemigo…

La cuestión es que el Sr. “D” es imprescindible en nuestras vidas, así que es fundamental conocerlo si queremos llevarnos bien con él.

 

 

Personal e intransferible

El dolor reside en nuestro sistema nervioso, como lo hacen todas nuestas sensaciones y percepciones. Quien piensa que es un fenómeno subjetivo no va del todo desencaminado; a día de hoy es complejo demostrar objetivamente cuándo se produce. Pero no hay que confundir subjetivo con irreal o inventado; como antiguamente se consideraban los dolores de difícil diagnóstico. Veamos cómo lo definen quienes lo estudian.

Definición

(Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, IASP -International Association for the Study of Pain-)

El  dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada u ocasionada por una lesión tisular real o potencial.

La IASP renueva el antiguo concepto redefiniéndolo como experiencia, y no como mera sensación. Esto significa que, junto a su componente sensorial del sistema nervioso (nocicepción), existe otro componente individual que abarca el conjunto de emociones y pensamientos que cada persona experimenta ante su propio dolor y le confiere el grado de “experiencia”.

Resultado de imagen de dimensiones dolor

Otro de los avances de la IASP es que establece que no es necesaria la presencia de una lesión física para que se produzca, y así introduce el concepto de “dolor crónico”; al que pronto dedicaré un artículo.

Muchos de los dolores habituales desaparecen espontáneamente gracias a los sistemas de reparación celular de nuestro cuerpo, otras veces no. Y aquí empieza nuestra debacle. Vamos al médico, tomamos analgésicos, aplicamos frío, manta eléctrica… cada uno lo suyo. ¿Pero por qué en ocasiones el dolor se queda con nosotros?

 

3 razones por las que un dolor persisteel Sr D se queda

  1.  Nuestros sistemas de reparación celular son insuficientes y necesitan un estímulo extra.
  2. La causa que ha desencadenado ese dolor sigue presente (siempre hay una causa).
  3. Estamos ante un dolor crónico (un tipo diferente de Sr. “D”) y necesita un tratamiento específico para él.

 

3 propuestas para que deje de persistir

  1. Estimular los procesos naturales de reparación celular (fisioterapia y nutrición).
  2. Resolver la causa, que a veces no es tan obvia como parece y necesita una exploración y un estudio específicos (diagnóstico médico y/o diagnóstico y tratamiento de fisioterapia).
  3. Si el diagnóstico es “dolor crónico”: aplicar las técnicas y tratamientos específicos (fisioterapia y otros).

Como ves, en todos los casos la fisioterapia tiene algo que aportar. Por si nunca has tenido la experiencia, a continuación te cuento cómo es una sesión de un paciente que acude por dolor a la consulta del fisioterapeuta.

¿Cómo es una sesión de fisioterapia para el dolor?

Cuando alguien llega a la consulta lo primero es darle la bienvenida 😀 Luego,  se le pide la información necesaria para conocer su estado de salud y se le preguntan datos concretos sobre su dolor que permiten al profesional establecer hipótesis de cuál puede ser la causa que está detrás de ese síntoma.

A continuación se realiza una exploración física que sirve, entre otras cosas, para contrastar los hallazgos físicos con la hipótesis primaria. En este momento se establece un diagnóstico de fisioterapia.

Finalmente se procede al tratamiento que en cada caso sea necesario teniendo en cuenta todo lo anterior. Tras el tratamiento, el fisio le pone en situación al paciente de todo lo relativo a su dolor y responde a sus dudas. En ocasiones será pertinente establecer un plan de tratamiento a corto, medio o largo plazo y otras veces puede que una sola sesión sea suficiente; esto volverá a depender de cada dolor, de cada persona, de cada momento, etc.

¡Así de fácil!

Conclusiones

El dolor es una experiencia desagradable basada en la sensibilidad nociceptiva y que afecta a cada persona de un modo diferente. En condiciones normales es un signo de alarma de que hay algo que no va como debería y, como tal, un mecanismo de supervivencia; pero también existe el fenómeno de dolor crónico, donde lo que no está funcionando bien es el propio dolor.

Muchas personas se resignan a vivir con el Sr.”D” sin ni siquiera conocer las posibilidades que les ofrecen campos tan cercanos como la fisioterapia. Este artículo pretende que esas situaciones no se den por desconocimiento, por lo tanto si conoces a alguien a quien le puede interesar, ¡ regálale la posibilidad de elegir !

dolor-divertido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *